Comprensión del sueño del bebé y de los ciclos de sueño


El sueño de un bebé es diferente al de un adulto, de modo que aprender sobre los ciclos de sueño de su pequeño puede ayudarle a comprender sus patrones de sueño y a sentar las bases para un sueño saludable.


Escrito por: Genevieve Titov, experta en sueño infantil, Sleep Angel
Revisado por: Dr. Jonny Taitz, Pediatra especialista FRACP


Cuando la gente usa la frase ""dormí como un bebé"", generalmente quiere decir que durmió muy bien, profunda y plácidamente hasta la mañana. Lo cual, si le pregunta a cualquier padre de un recién nacido, es completamente opuesto a la forma en que duermen los bebés. Entonces, si los bebés no "duermen como un bebé", ¿cómo duermen en realidad?

Si bien cada bebé es diferente, existe una ciencia común detrás de su sueño. Comprender lo que ocurre cuando su bebé duerme puede ayudarle a reconocer cómo apoyarle en su sueño diurno y nocturno. Incluso podría ayudarle a lidiar con su sueño trastornado por su pequeño.

Lo primero a tener en cuenta es que el sueño de un bebé es diferente al de un adulto. Tanto si tiene un gran dormilón o un pequeño que se pasa la noche de fiesta, la realidad es que los ciclos de sueño del bebé son diferentes a los nuestros. Conforme vayan creciendo, su sueño evolucionará y, cuando estén en edad escolar, sus ciclos de sueño serán más parecidos a los de los adultos.


Ciclos de sueño del recién nacido


En las primeras semanas después del nacimiento, los bebés duermen la mayor parte del día y de la noche, y muchos bebés duermen entre 14 y 20 horas al día. Aunque esto suene fantástico para una madre o un padre faltos de sueño, es clave entender que estas horas no sucederán en un gran bloque. Los recién nacidos normalmente duermen a intervalos cortos de 2 a 3 horas durante el día y la noche.

Aunque esto genera que los padres estén súper cansados, hay algo de ciencia detrás de los motivos.

Al nacer, los bebés no saben la diferencia entre el día y la noche. Acaban de pasar meses en un vientre oscuro y reconfortante, pasando por un ciclo de vigilia y de sueño, felizmente ajenos a nuestro ritmo diurno y nocturno. Cuando por fin llegan al mundo, sus pequeños relojes corporales tienen que acomodarse y, hasta que eso ocurra, pueden confundir los días y las noches.

Después está el tamaño de su barriga. Es difícil de imaginar, pero el día que nace su bebé su barriga es del tamaño de una canica (¡minúscula!) y al décimo día sólo tiene el tamaño de una pelota de golf. Estas diminutas barriguitas no tienen mucha capacidad, por lo que los bebés necesitan llenarlas y rellenarlas con bastante frecuencia. El ciclo repetitivo de despertarse y alimentarse las 24 horas del día ayuda a garantizar que están recibiendo la nutrición que necesitan para apoyar su crecimiento y desarrollo. (Recuerde: para asegurarse de que su bebé está creciendo a un ritmo saludable, es importante que acuda a sus revisiones médicas programadas con su médico de cabecera, servicio de enfermería infantil o pediatra).

¡No se preocupe! ¡Esta fase no dura para siempre! Conforme su bebé vaya creciendo (normalmente entre las 6 y las 8 semanas) empezará a diferenciar entre la noche y el día, y es probable que empiece a despertarse con menos frecuencia y a tener un periodo de sueño más largo durante la noche.


Ciclos de sueño del bebé y tipos de sueño


Los bebés se despiertan durante la noche debido a sus ciclos de sueño. A medida que vaya aprendiendo sobre ellos (y le prometemos que no es tan complicado) comprenderá mejor lo que ocurre cuando duermen y por qué pueden despertarse con frecuencia.

Bebés, bebés, adolescentes, adultos: todos tenemos ciclos de sueño. A lo largo de una noche, nuestro sueño comprende varias rondas de ciclos en los que nuestro sueño pasa por diferentes tipos y etapas de sueño.

Existen 2 tipos de sueño:
- Sueño REM (de movimientos oculares rápidos), también conocido como sueño activo
- Sueño no REM, también conocido como sueño tranquilo o profundo

El sueño no-REM se compone de cuatro etapas, mientras que el sueño REM sólo tiene una etapa.

Pasar con fluidez varias veces por estos ciclos de sueño y por las diferentes etapas del sueño es una parte vital para conseguir un descanso realmente de alta calidad.

Los recién nacidos a término generalmente tienen ciclos de sueño de aproximadamente 40 minutos de duración. Esto significa que cada 40 minutos que su bebé está dormido, ha pasado por un sueño más profundo y otro más ligero, y si lo observa muy de cerca, (¡o lo tiene en brazos!) podrá notar estas fases más ligeras y más profundas a través de sus movimientos.

Los bebés pequeños hacen mucho ruido cuando están en fase REM porque no tienen la parálisis del sueño REM como los adultos. Durante el sueño REM más ligero y activo, podrá notar que su bebé empieza a moverse; sus párpados titilan, los dedos de las manos y de los pies se contonean, puede abrir y cerrar los ojos y la boca o patear. Los bebés más grandes incluso pueden reírse y "practicar" habilidades motoras como girar, balancearse a cuatro patas e incluso sentarse. Los bebés generalmente pueden despertarse más fácilmente durante este sueño ligero, por lo que es esencial garantizar un entorno de sueño ideal durante toda la noche.

Durante el sueño tranquilo, profundo o no REM, los recién nacidos están quietos. Su respiración es profunda y regular. Es posible que los bebés puedan dormir con más ruido en este momento o que sea más difícil despertarlos durante este sueño más profundo.

Normalmente, los bebés recién nacidos pasan por 5 etapas de sueño diferentes durante un ciclo de sueño:
Etapa 1: Somnolencia, cuando el bebé comienza a quedarse dormido.
Etapa 2: Sueño REM. Esta es la etapa en la que la actividad cerebral alcanza su punto máximo. Es posible que vea que los párpados de su bebé titilan, que sus ojos se mueven bajo los párpados cerrados, que las extremidades y la cara se mueven y que puede dar patadas y abrir y cerrar los ojos.
Etapa 3: Sueño ligero, en el que la respiración se vuelve más regular y el sueño se vuelve menos activo.
Etapas 4 y 5: El sueño profundo no REM, en el que la respiración es profunda y regular, y el bebé tiene más posibilidades de dormir con ruido.

Entender estas diferentes etapas del sueño puede ser realmente útil para sentar las 4 bases de un sueño saludable y ayudar a su bebé a dormir mejor y durante más tiempo.

Puede ser fácil confundir las etapas más ligeras del sueño de su bebé con que se despierte, debido a sus movimientos, sonidos y apertura y cierre de ojos. Si se acerca a verlo demasiado pronto, puede despertarlo accidentalmente en medio o entre ciclos de sueño. Tener en cuenta en qué fase del sueño se encuentra su bebé cuando le oye moverse por primera vez puede ayudarle a no precipitarse a acercarse. Si espera un poco, le da tiempo a pasar por todas las etapas del sueño de cada ciclo y también le ayuda a empezar a aprender a auto-tranquilizarse y a conectar sus ciclos de sueño, lo que se traduce en una mayor calidad y duración del sueño.

Entender las diferencias en las etapas del sueño también puede ayudarle a planificar su día en términos de actividades más tranquilas o más ruidosas, especialmente cuando tiene un niño mayor o un chico en casa, y no tiene que compaginar el sueño de sus hijos mayores con el del bebé. Si conoce los ciclos de sueño de su bebé, podrá saber cuándo se despierta más fácilmente en comparación con cuando tiene un sueño más profundo.


¿Cuánto duran los ciclos de sueño del bebé?


Los ciclos de sueño del bebé cambian a medida que crece. En los primeros días de vida de su bebé, el ciclo de sueño es de aproximadamente 40 minutos, y se divide uniformemente entre el sueño ligero y el profundo. A medida que nos hacemos mayores, nuestros ciclos de sueño se alargan y el tiempo que pasamos en un sueño ligero disminuye. Así que, para cuando somos adultos, pasamos alrededor del 20-25% de la noche en sueño ligero (comparado con aproximadamente el 50% cuando somos bebés) y nuestros ciclos de sueño son de 90-120 minutos (comparado con alrededor de 40 minutos cuando somos recién nacidos).
A medida que la duración de los ciclos de sueño del bebé aumenta, puede disminuir sus siestas (porque puede permanecer despierto durante más tiempo). 


Después de la etapa de recién nacido, la forma en que nos dormimos y la transición a través de las etapas del sueño cambia. En lugar de pasar primero a un sueño REM más ligero y luego a un sueño más profundo, primero pasamos por 4 etapas de sueño no REM y luego volvemos a pasar por la etapa de sueño más ligero.

Conforme su bebé crezca y se desarrolle, sus ciclos de sueño cambiarán, y también su rutina nocturna. Durante las primeras 6-8 semanas es posible que se sienta abrumada porque su bebé parece necesitarla con mucha frecuencia para alimentarlo y cambiarlo, pero esto es completamente normal y no durará para siempre. A medida que su bebé empiece a comprender la diferencia entre la noche y el día, su barriguita crezca y usted empiece a sentar las bases de un sueño saludable, podrá esperar períodos más largos de sueño nocturno, lo que se traduce en un poco más de sueño para las madres y los padres cansados.  

Mientras navega por el mundo del sueño del bebé y las noches interrumpidas, intente recordar algunos datos sobre sus ciclos de sueño y las etapas que atraviesa. Puede ayudarle a saber cuándo necesita su ayuda su bebé y qué tipo de apoyo debe darle.

Un gran dicho sobre la paternidad es "las noches son largas, pero los años son cortos". Al levantarse a las 4 de la mañana en lo que parece ser la 27ª noche consecutiva intentando que su pequeño vuelva a dormir, puede parecer que estos días serán eternos. Puede que se sienta agotada y muy cansada, pero puede tener la seguridad de que esto no va a durar siempre. Las noches de sueño interrumpido acabarán, y toda su familia volverá a tener una buena noche de sueño. Respire profundamente y trate de disfrutar todo lo que pueda: todo va a estar bien.

Image
Comprensión del sueño del bebé y de los ciclos de sueño
English Title
Baby Sleep Cycles